¿Qué significa “comer sano”?

Comer sanoEs asombroso como mucha gente cuando oye el término “comida sana” lo asocia con: insípido, a la plancha, hervido, todo verde, etc. Nada más lejos de la realidad. Reconozco que hace años pensaba así, que había gente que se pasaba la vida comiendo ensaladas de lechuga y tomate con un filete de pollo a la plancha y de cena verduritas asadas con pescado. Y sí, eso es un buen ejemplo de comida sana y se come, y lo como, pero hay millones de platos más allá de esos.

Al ser tan amante de la cocina, tener un menú semanal me supuso un reto gastronómico a afrontar: conseguir elaborar distintas comidas que, de base, tuviesen los mismos ingredientes. Que sí, que igual la primera semana ves estupendo lo del filete y espárragos a la plancha, pero la cuarta semana se hace cuesta arriba. Teniendo en cuenta lo que yo disfruto en la cocina, reconozco también que hacer cosas a la plancha no me llena, no me siento realizada. Por ello empecé a investigar y a buscar nuevas formas de hacer las cosas. Venía de una rutina de A, B y C y esto me hizo abrir mi mente a nuevas combinaciones y diferentes opciones que nunca habría pensado, como “empanar” tiras de pollo en almendra molida y 1000 especias para hornearlo después. O a triturar la carne que me tocaba, sofreír unas verduritas, incorporarlas a la carne junto con especias y clara de huevo y marcarme unas hamburguesas de 10.

Como amante de una buena salsa pensaba que, con esto de la vida sana, se me había terminado el chollo. Pues no, simplemente me las ingenio para sacarlas adelante con, por ejemplo, verduras a la plancha trituradas y licuadas con un pelín de leche de almendras.

¿Y los postres? ¿Y MIS postres? Tengo especialidades muy conocidas y alabadas por mi entorno. Me encanta cocinar, pero hacer postres además me relaja. ¿Qué iba a pasar ahora? Pensé dos segundos, al tercero pensé “si bueno, como que esta gente no sabrá cómo disfrutar de lo bueno sin saltarse nada. Y me puse a investigar y aluciné. Otro mundo. Como paralelo. Resulta que se pueden hacer cosas deliciosas con textura y sabor sin meterle kilos y kilos de azúcar, grasas, etc.

Es ponerse, es verlo, es investigar alternativas, ¡que las hay! Y, si no las hay, ¡a experimentar!

Anuncios

Siempre es bueno leer vuestros comentarios...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s